calentadores a gas

Calentadores a Gas

Seguro que alguna vez te ha pasado lo siguiente: estabas duchándote con agua calentita y de repente el agua empieza a salir fría… ¡Menuda sorpresa tan desagradable! Esto pasaba muchas veces con los antiguos calentadores a gas. Pero tranquilo; ahora vas a saber exactamente qué calentadores utilizar.

Diferencia entre los calentadores a gas y las calderas

Las calderas sirven para calentar agua y para calentar también la vivienda por medio de la calefacción. Los calentadores a gas, en cambio, sólo calientan el agua.

Tipos de calentadores a gas

Hay tres tipos de calentadores de gas. Los atmosféricos están prohibidos desde el año 2010 porque se consideraron peligrosos. Seguramente has oído que muchas veces ha habido escapes de gas en las viviendas, provocando así innumerables desastres y desgracias.

Los calentadores de tiro forzado son muy parecidos. La única diferencia es que conduce el aire al exterior mediante un ventilador. Esto permite que el calentador no se apague, haciéndote la faena mientras te estás duchando.

El tercer tipo de calentadores son los calentadores de gas estancos. Se llaman estancos porque tienen un círculo cerrado de combustión. Absorbe e expulsa el aire necesario para la combustión.

De estos tres tipos, el mejor es el estanco. Tiene un precio más elevado que los demás, pero compensa por la seguridad que te da saber que tu casa no corre peligro. Suelta vapor de agua en forma de humo blanco a la calle. Para reducir las emisiones de monóxido de carbono, lo ideal es que elijas un calentador estanco de clase 5NOX (NOX es un tipo de gas muy venenoso para el ser humano) Por eso, al elegir un calentador de la clase 5, te estás asegurando de proteger el medio ambiente. (Por no decir, que además es obligatorio hoy en día elegir un calentador de clase 5)

El calentador estanco de clase 5NOX es mejor, no sólo por la seguridad que te ofrece, sino porque no necesita desagüe para recogida de condensados. Ecológico y seguro 100 %

Beneficios de los calentadores a gas

Ahora tendrás agua caliente ilimitada que te dará el máximo confort. Basta de sorpresas desagradables en la ducha o mientras friegas. También ocupan muy poco espacio, ya que al avanzar la tecnología, los últimos calentadores de gas tienen un diseño más cuidado.

Además, los calentadores de gas estancos te ofrecen la máxima seguridad. Y lo mejor de todo es el precio. No hablo sólo del precio que te costará un calentador a gas, sino del coste mensual que te supondrá tener gas es tu vivienda.

Actualmente el gas es el sistema de calentamiento más económico y ecológico que existe.

Revisiones de los calentadores a gas

Te recomiendo que hagas una revisión cada año. No suele haber nunca ningún problema si la instalación es correcta, pero aún así es conveniente por seguridad. Algunas veces puede haber problemas tan pequeños en el calentador que tú no te des cuenta… y por supuesto es mejor prevenir que curar.

Actualmente hay una estafa en cuanto a las revisiones. Es posible que la conozcas, pero aún así ten mucho cuidado. La estafa consiste en que un “supuesto” revisor de los calentadores de gas llama a tu vivienda haciéndose pasar por un empleado de tu compañía de gas. Tú le dejas pasar muy confiado. A continuación este hombre, que incluso es posible que lleve un mono de trabajo con el logotipo de la compañía, mira el calentador, hace cuatro cosas para que parezca que lo está revisando. Te dice que todo está correcto… Y ahora la sorpresa: “Son 50 euros”… Tú te quedas con cara de asombro diciendo: -Cárguenmelo ustedes en la próxima factura. El hombre, te dice que se lo tienes que dar en efectivo.

Esta estafa que parece de lo más simple, ha sido el gancho de muchísimas víctimas. Cuando un revisor te pida que le pagues en efectivo no le des nada, bajo ningún concepto… por mucho que se empeñe. Tampoco es plan de pedirle la identificación en la misma puerta… Puedes dejar que revise el calentador con toda tranquilidad. Eso sí, repito, sin pagarle nada en efectivo.

La instalación de los calentadores a gas.

En cuanto a la instalación, los últimos calentadores a gas son de fácil instalación. Tienes varias opciones para que la instalación sea un éxito y no corras peligros innecesarios. En primer lugar, si tu intención es ahorrar un pelín de presupuesto puedes leerte bien las instrucciones de uso, donde podrás leerte el apartado de cómo instalarlo. Si estás seguro de haber entendido las instrucciones (y sólo si estás seguro) puedes proceder tu mismo a la instalación.

Otra opción es llamar a un técnico que te lo instale. Por supuesto esta opción conlleva un gasto extra, pero también ganarás tranquilidad al evitar quebraderos de cabeza.

La última opción y, en mi opinión la más inteligente, es que en la misma tienda donde has comprado el calentador de gas, preguntes si te lo pueden instalar ellos. En la mayoría de las tiendas, te ofrecen un servicio de instalación del que te puedes beneficiar.

Es posible que la instalación venga incluido en el precio de los calentadores de gas o que lo tengas que pagar a parte. En cualquier caso, merece la pena, ya que tendrás la seguridad de que los calentadores a gas están correctamente instalados y no tendrás ningún problema que pueda arriesgar de ninguna manera a tu familia ni a ti.